Revista Arsenio Erico

Quienes Somos

Quienes Somos

La Revista Arsenio Erico se inspira en los relatos de los abuelos y de mi padre, sobre uno de los más grandes futbolistas que dio el fútbol paraguayo: Arsenio Erico, quien comenzó su carrera en el club Nacional y ganó trascendencia en el club independiente de Avellaneda, donde se convirtió en el mejor y mayor goleador de toda la historia del fútbol argentino, hasta hoy día nunca igualado por ningún futbolista. Mi padre solía contar que la gente de su época decía “Erico hacia los goles cuando quería”.  Y otras … como la de aquel famoso reportaje que un periodista le hizo en los vestuarios a un grande del fútbol argentino. El periodista le pregunto una opinión sobre el paraguayo y este agarró con las manos un vaso de agua y le dijo al periodista “Para hablar de Erico... hay que enjuagarse la boca compañero”. Otro de los más grande futbolista del fútbol porteño, no se cansaba en decir...que todo lo que es el...le debía a Arsenio Erico. El grande Alfredo Di Stefano, más conocido como “La saeta rubia”, contaba siempre que se pasaba horas y horas practicando la chilena y los cabezazos al estilo del paraguayo. En memoria de todos los abuelos de mi hermoso y entrañable país, en la de mi padre...que con la humildad de tener tan poco...me ha enseñado lo mucho que pueden dar los que no tienen nada...en memoria de la gente de mi pueblo, del barrio y de todos los niños que hasta hoy sueñan con ser un numero 9 como el gran “Saltarín Rojo de Avellaneda”, el gran Arsenio Erico.A él,  le fue dedicada la revista y ésta página digital. Y a todos los que todavía sueñan con la esperanza en cualquiera de sus formas. Esto es un solo un paso, del largo camino  por recorrer. ................................................................................... La primera edición impresa de la Revista Arsenio Erico, sale a la luz en el mes de septiembre de 1999. Aun recordamos aquella primera edición tímida y candorosa, pero con una fuerza y unas ganas de los que vienen de abajo, con impulso incontenible. A Puro Corazón!!... Se alimento de la esencia fundamental que nos dio vida, para seguir con vida; el apoyo de la Gente! Ese fue nuestro Alimento!!! Vinimos calladitos y con la frente alta. Seguimos humildes, claros y concisos en nuestros conceptos, honestos y abiertos a todas las necesidades primordiales de toda nuestra comunidad, nunca nuestras puertas estarán cerradas por que odiamos los candados, las cadenas y todo lo que significa opresión y mordaza.Somos amigos del viento, parte del aire, del sol y del agua. De la libre expresión, de lo puro, de lo humano, somos parte del Arte, de la magia y Somos la maravilla que se llama fútbol. Nos debemos a la gente, al pueblo y al fútbol...................................................... El que calla las verdades, niega el pan al hambriento!!.......................................... Gracias a toda la comunidad por su apoyo Incondicional.

APOYAR A LA REVISTA ARSENIO ERICO; ES APOYAR LA CULTURA Y EL SACRIFICIO DE MILES DE COMPATRIOTAS QUE LUCHAN LEJOS DE SU PATRIA EN UN EXILIO ECONÓMICO... CONTAMOS CONTIGO!!

....................................................................................Domingo Ramos ...........................................................Editor de la Revista Arsenio Erico

 

 

 

Historias del Futbol.
El mas grande de todos
los grandes futbolistas
paraguayos de la historia:
Arsenio Pastor Erico

Muchos son nuestros lectores que a lo largo de estos 9 años de existencia...casi 10...de nuestra revista en la ciudad de New York...nos preguntan: Quien fue Arsenio
Erico?
Por que le pusiste ese nombre? En muchas ocasiones... recibimos llamadas telefónicas y en otros casos algunos compatriotas mas jóvenes...me saludaban
“Hola don Arsenio” o en todo caso en las correspondencias recibidas...se referían a mi...como si mi nombre fuera el del nombre de la revista. Todas estas cosas no pasaron para mi de ser una anécdota en esta rica experiencia como periodista de mi comunidad en el exilio económico como nos acostumbramos a decir.
Quizás...por la incredulidad...un poco de desidia y otro poco por no darle la importancia necesaria y debida a que consideré que esos errores de conceptos
de las gentes, eran banales...sin importancia...no nos abocamos a la tarea de corregirlos y de dar a conocer la rica historia de Arsenio Pastor Erico...salvo
esporádicamente, y algunas que otras cosas de este destacado deportista, que fue, es y será todo un símbolo del deporte de nuestro país.
Arsenio Erico fue un superdotado del futbol. Un accidente geográfico que muy rara vez se suele dar en países tan pobre y marginal como el nuestro.
El nacimiento de estas figuras excepcionales...quizás se deba para dar un toque de atención al mundo...para decirles y gritarles en la cara a los poderosos...que
Paraguay...existe!! Que pese al tremendo genocidio propiciado por mercaderes de la vida humana, que por intereses mezquinos quisieron aniquilar nuestra nación...de un país olvidado... en el ultimo rincón del mundo...surge un fenómeno que acapara la atención mundial y deja su marca...su legado histórico e imborrable en la memoria colectiva del mundo entero. Paraguayo de Paraguay!! Su futbol y su arte lo llevo a ser tratado como un emperador. Con todos los privilegios. Pero en su vida cotidiana Arsenio Erico siempre fue Príncipe y mendigo... por que jamás dejó a sus compatriotas hambreados que llegaban desde el Paraguay, buscando mejores
condiciones de vida en la Argentina.
Miles son las historias que se cuentan de este gran compatriota, futbolista famoso y por sobre todas las cosas...gran amigo de todos los paraguayos en la meca
sudamericana, cual era la Argentina en aquellos días. No existe un solo paraguayo que no haya dejado su testimonio de la gran bondad, camaradería y solidaridad
de Arsenio Pastor Erico. Su casa se llenaba de paraguayos ansiosos de conseguir
trabajo en el puerto, factorías, fabricas y lugares de empleos de la gran nación sudamericana. Contradictoriamente Erico...por la gran bondad que había tenido...y por despreciar el dinero por la amistad de sus compatriotas...murió casi en la indigencia... pobre como lo había sido siempre...e irónicamente amputado de una de sus piernas. Pero eso si!! Erico se quedó para siempre en el recuerdo de su patria. De su querido Paraguay en la de todos sus compatriotas... que generación tras generación...siempre le recuerda y lo tienen guardado a su gran ídolo...en lo
más profundo de su corazón.
Quien no quiso alguna ves ser un numero 9?
Quien habrá sido el niño que cuando haya hecho ungol en aquellas épocas...no habrá gritado a todo pulmón...GOL DE ERICO!!! Muchos entendidos del futbol...especialistas, periodistas internacionales y duchos en la materia de la redonda...coinciden en que difícilmente en nuestro país vuelva a darse un fenómeno
como el de Arsenio Erico.
Yo desde mi humilde redacción...opino todo lo contrario. Veo a Arsenio Erico en la sonrisa de todos los niños de los barrios pobres, de las ciudades y pueblos
marginados, de los bajo fondos...a los que todavía hasta hoy no le llegan la suerte de poder contar en un día de reyes con una numero 5...o con una casaca 9
de Luque, Cerro u Olimpia...y en la esperanza de todas las madres y de todos los padres paraguayos que cuando tienen la suerte de alcanzar con su poco sueldo,
para poder regalar la primera pelota de cuero a sus hijos, para que puedan emular al gran “Saltarín Rojo de Avellaneda”. La esperanza es lo ultimo que se pierde y el pueblo paraguayo lo sabe desde su sufrimiento y su frustración. Arsenio Erico es un poco el símbolo de todos nuestros abuelos...de nuestros padres y de la misma esperanza del pueblo paraguayo.
Es el ejemplo...la idea...la revolución social y el cambio de vida. El sueño...la ilusión y el deseo de que alguna ves nuestros hijos puedan hacer un gol con la tribuna llena y aparecer en los diarios dedicándonos la victoria y nombrando a su madre como la inspiración de esos grandes logros.
Aunque la globalización, la tecnología y la Internet hoy en día nos comuniquen con el mundo en 10 segundos... todavía hoy en día son muchos más los padres
paraguayos que quieren que sus hijos sean un numero 9 como el gran Arsenio Erico...a que sea un Doctor o un Ingeniero. El Editor.


Biografía, anécdotas e historias.


Arsenio Pastor Erico Martínez, nacido el (30 de marzo de 1915 en Asunción,Paraguay – fallecido el 23 de julio de 1977) en Buenos Aires, Argentina.
Ostenta el máximo récord de goles concretados en la historia del fútbol argentino con 293. El riverplatense Angel Labruna años después estuvo a un solo gol
de igualar ese récord pero se retiró. Considerado como el mejor jugador de fútbol del Pa raguay de todos los tiempos, Erico empezó su carrera en el Club Nacional de Asunción a la tierna de edad de 15 en primera división...................

AÑO........ PARTIDOS.................. GOLES
1934........... 21................................... 12
1935........... 18................................... 22
1936............ 26.................................. 21
1937............ 34.................................. 47
1938............ 30.................................. 43
1939............ 32.................................. 40
1940............. 30................................. 29
1941............. 27................................. 26
1942............... 3.................................... 0
1943.............. 29................................ 17
1944.............. 26................................ 12
1945.............. 30................................ 20
1946.............. 19.................................. 4
1947................ 7.................................. 0
TOTALES..... 332.............................. 293
En 1932 estalló la Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia y como que Erico aún no tenía edad de ser enrolado, le permitieron acompañar una gira en una selección
de la Cruz Roja con fines de recolección de fondos. Ahí el muchachito deslumbró en tierras argentinas.
Le echaron el ojo dirigentes de River Plate e Independiente, mas fueron los de esta última entidad quienes pudieron hacerle firmar un contrato profesional.
Pero había un inconveniente: Erico debía eventualmente hacer la conscripción efectiva en su patria que estaba en guerra. Los argentinos le consiguieron
un permiso especial del ministerio de defensa guaraní de modo que Erico pudo iniciar su brillantísima carrera en Argentina.
Debutó para los “rojos” del Independiente el 6 de mayo de 1934 contra Boca Juniors sin marcar goles. Tenía apenas 17 años. En la siguiente fecha contra
Chacarita Juniors logra el primero de sus 293 goles.
Después le llovieron apodos pintorescos como el“Saltarín Rojo”, el “Hombre de Goma”, el “Paraguayo de Oro”, el “Hombre de Mimbre”, “el mago”, “el aviador”,
el “duende rojo”, el “Diablo Saltarín”, el “Rey del Gol”, “Mister Gol”, el “Hombre de Plástico”, “el virtuoso”, el “semidios”, entre otros. La prensa de aquella época no ahorraba descripciones sobre como jugaba.
Después de un par de años con lesiones que lo marginaron de las canchas, en 1937 desencadenó todo su potencial: 47 goles en un solo año. Después en 1938
llevó al Independiente su primer título nacional en laépoca profesional y de yapa repitió el récord de goles por año marcando 43 tantos. Y al año siguiente,
marcó 40 goles logrando el bicampeonato para los“rojos”.
Fueron dos años pletóricos para el amante del buen fútbol: 66 partidos jugados, 52 ganados, 5 empatados y 9 perdidos. Algunos expertos mundiales ubicaron
al Independiente de 1938/39 como uno de los mejores equipos de la historia mundial junto con el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano, el Brasil de 1970
con Pelé y otros más.
Erico conformó una delantera fantástica con JoséVilarino, Vicente De La Mata, Antonio Sastre y Juan José Zorrilla.
Es muy difícil describir cómo hacía los goles Erico. No hay futbolista contemporáneo que tenga un perfil parecido al de Erico, ni siquiera Pelé. Erico llegó a
marcar goles tirándose de “palomita” pero en vez de conectar la pelota de cabeza a la red, lo hacía con el taco más o menos como René Higuita. Poseía un repertorio
muy creativo para recibir y chutar pelotas al arco.
Cierta vez antes del Mundial de 1938 a hacerse en Francia, Argentina quiso armar un equipo potente en pos de lograr la Copa e intentó convencer a Erico para
que se nacionalice así él podría vestirse la azulceleste y blanca por la friolera suma de 200.000 pesos de la época… una suma principesca ya que un automóvil
último modelo valía 5.000 pesos. Erico dijo simplemente que “no”, antes que nada, era paraguayo. Eso llegó al conocimiento público entre los hinchas
argentinos y llegaron a aplaudirlo a rabiar por ese acto de noble y sencillo patriotismo. Un periodista porteño escribió “El Hombre de Mimbre, el Paraguayo
de Oro, cuanto nos lamentamos que no fuera argentino…”
Promediando 1942, Erico tuvo discusiones con los nuevos dirigentes de Independiente y se marchó al Paraguay. Ahí saldó una vieja deuda personal y familiar: sacar campeón al Nacional querido. Independiente recibió ofertas por él desde River Plate (por 100.000 pesos) y desde San Lorenzo de Almagro pero
la hinchada roja no quería verlo vendido a una potencia rival y primó más el amor de la gente del club por su ídolo guaraní. De modo que no fue vendido, le hicieron contrato nuevo y volvió en 1943.
El Independiente vendió el pase de un maduro y lesionado Erico al Huracán donde llegó a jugar apenas 7 partidos y bastantes amistosos antes de retirarse
del fútbol argentino cerrando su fabuloso récord de 293 goles.
El grandioso Alfredo Di Stéfano siempre mencionaba en sus memorias, reportajes, en donde pueda manifestar su opinión su admiración sobre Erico. De niño
y pese a ser hincha de River Plate, era habitual espectador de los partidos de Independiente como local solo para observar las técnicas y el juego de Erico.
Ya famoso en Europa, siempre le mandaba cariños mediante periodistas argentinos y llegó a opinar que Erico era más que el propio Pelé.
Fue tan pero tan querido por la hinchada roja que ella no halló otro ídolo a quien otorgar cariño incondicional hasta la aparición de Ricardo Bochini. Solo Antonio
Sastre y Ernesto Grillo podían llegarle un poco a compartir ese afecto.
En Paraguay Erico llegó a alternar partidos como jugador y director técnico durante todo el campeonato de 1949. Su Nacional querido llegó a ser subcampeón
detrás del Guaraní. Esa fue la única experiencia del fenómeno como director técnico.
Fijo residencia en Argentina hasta su muerte y a menudo viajaba a su tierra natal para visitar a sus familiares.
Después se casó ya maduro en 1960 con la señora Aurelia Blanco, argentina. Nunca tuvieron hijos.
En 1977 la pierna izquierda de Erico tuvo complicaciones sanguíneas debiéndose ser amputada. Parecía que se reestablecía su salud pero tuvo un paro cardiaco
fatal el 23 de julio de 1977. Al día siguiente, un domingo de fútbol, el Independiente jugó contra River Plate, justamente los dos clubes que pujaron por los servicios del genial paraguayo ya 4 décadas atrás, la gente local se la pasó coreando “¡se siente, se siente, Erico está presente…!”. Los rojos le ganaron a los millonarios
2 a 1 tras ir perdiendo 1 a 0.
Independiente corrió con los gastos del sepelio y entierro exhibiendo así la enorme categoría de ídolo del club que ostentaba Arsenio Erico. Fue enterrado
en el cementerio de Morón, Argentina.

Otras biografías e historias.


El delantero del Rojo quedó en la historia con sus 293 gritos que lo convirtieron en el máximo goleador del fútbol argentino. Aquí su vida Nadie gritó tantas veces como él. Arsenio Erico está en todos los libros que hablen del fútbol de este país
porque es dueño de un récord difícil de superar: es el máximo goleador con 293 conquistas, una más que Angel Labruna.
Su estilo fue inigualable. Saltaba más que cualquiera de sus rivales y hasta le ganaba a los arqueros que estiraban sus brazos para quedarse con la pelota.
Como buen paraguayo, el juego aéreo era su especialidad.
Nadie podía frenarlo cuando iba a buscar el cabezazo. Erico comenzó a jugar al fútbol en el Colegio Salesiano de Vista Alegre y a los once años se
incorporó a Nacional de su país. A los quince, debutó en Primera. Su agilidad y sus estéticas contorsiones cada vez que se elevaba llamaban la atención en Paraguay.
Y cuando se declaró la Guerra del Chaco, que enfrentó a paraguayos y bolivianos, integró el equipo de la Cruz Roja que jugó en Uruguay y Argentina para
recaudar fondos para los damnificados.
Así fue como su juego cruzó las fronteras. Y en Argentina dos clubes lo vieron con buenos ojos: River e Independiente. Los de Avellaneda quisieron contratarlo
en el vestuario de Boca después de uno de los partidos de la Cruz Roja. Pero como Erico era menor de edad, un teniente coronel les explicó a los dirigentes
que no estaban en condiciones de ceder el pase porque podían declarar al delantero como desertor.
Igualmente, siguieron con las negociaciones y consiguieron incorporarlo a cambio de los 12 mil pesos que les pagaron a Nacional de Asunción.
Pero antes, River también había hecho un intento por quedarse con el goleador. Sin embargo, el que no quiso ir a Núñez fue el Erico: "Si era por River, hubiera jugado para ellos.
Pero estaba Bernabé Ferreyra y¿qué iba a hacer yo ahí? Por eso le disparé",
contó después el delantero.
Gracias al gol. Erico llegó a Independiente en el 34 y se adueñó de la camiseta número 9 por 12 años. Su debut fue el 6 de mayo del 34 ante Boca, pero no convirtió,
aunque sus principios estaban claros: "Quiero darle al público el gol, que es lo que
más se celebra". Una semana después cumplió su promesa: le marcó dos a Chacarita.
Allí comenzó su cosecha. Esa que lo llevó a ser el máximo goleador del fútbol argentino.
Además, fue goleador en los campeonatos de 37, 38 y 39 y en esos dos
últimos años también fue campeón con el Rojo. Gracias a su buen rendimiento, Erico exigió un aumento en el 41. Enojado porque no se lo daban, decidió irse a su país a jugar para Paraguay ante Argentina por la Copa Chevallier Boutell. Pero Independiente reclamó ante la AFA y el partido se sus pendió. Igual, los dirigentes tuvieron que viajar a Asunción para convencerlo para que volviera. Al final, lo hizo pero consiguió firmar por más plata.
Entre sus 293 goles, hubo uno que entró en la leyenda: uno a Boca que se cansó de contar en cuanta nota le hicieron. Erico se tiró en palomita para cabecear
un centro, pero se pasó. Entonces, antes de caer al piso le dio a la pelota con el taco y la mandó a la red.
Pero sus goles no le valieron sólo mejoras en sus contratos sino que también logró un premio. Aunque casi lo pierde por su culpa...
Junto a Juan José Maril, Vicente de la Mata, Oscar Sastre y Juan José Zorrilla formó una delantera tan recordada como La Máquina de River. Se fue de Independiente
en 1946 después de jugar 325 partidos, con un promedio de gol de 0,882 por encuentro. Un problema en los meniscos lo complicó. No se recuperó
bien y su juego decayó. Antes de volver a Paraguay jugó siete partidos en Huracán, pero no hizo goles. Se retiró en Sol de América tras un paso por Nacional,
el club donde se había iniciado.
Murió el 23 de julio de 1977, luego de que le amputaran la pierna izquierda a la altura del muslo. Un problema arterial le había producido gangrena. Pero ya
había dejado una marca. No sólo con sus goles, sino también con sus palabras: en el 75, tres años antes del Mundial que ganó Argentina, dijo que el único delantero
parecido a él era Mario Kempes. "Tiene pasta. Va bien al cabezazo, es fuerte y juega con las dos piernas". Algo sabía.
Siempre estaba ahí para meterla F. Varallo (Amigo de Erico)
Arsenio Erico fue un fenómeno como jugador además de ser un señor como persona. Su mejor arma era cuando saltaba. Les ganaba a los arqueros y metía
todos los goles de cabeza. No era como Bernabé Ferreyra de hacer goles espectaculares, pero siempre estaba ahí. Cualquier rebote, cualquier pelota que le
quedaba, era gol. Le pegaba bien y de cabezaera un fenómeno.
Todos recuerdan la anécdota de cuando estaba por ganar el premio de los cigarrillos 43: me confesó que una pelota la dejó pasar para que la metiera otro así
no se perdía la plata.
Se planto en 43 Goles Héctor Degiorgi. Hijo de Rosendo Degiorgi, fundador
de Independiente. Vio jugar al equipo.
Una de las anécdotas más recordadas del primer título de 1938 fue que la tabacalera Picardo, que fabricaba los cigarrillos 43, que después se llamaron
43/70, le dio un premio a Arsenio Erico por sumar esa cantidad de goles en el campeonato. Pero faltando dos fechas, el paraguayo ya había llegado a los 43
y en esos partidos cada vez que estaba por meter uno le tocaba la pelota a Antonio Sastre o a Vicente de la Mata para no pasarse. Se cuidó y se quedó con
el premio.
Sastre, Erico y De la Mata formaron una delantera extraordinaria. Se entendían de memoria y no los podían parar.
Si no habían podido ser campeones antes fue porque eran muchos los equipos que estaban integrados por grandes jugadores y todos estaban en la pelea por el
título. Pero se veía venir que Independiente iba a ser el campeón en cualquier momento.
Y despejó todas las dudas con la campaña que realizó en los últimos diez partidos de ese año. Ganó los diez y metió 45 goles, una cifra espectacular. En total,
ese torneo metió 115. Así pasó a River por dos puntos.
Pero no todo lo bueno estaba en el ataque. Ese equipo de Independiente tuvo a uno de los mejores arqueros de la historia del club: Fernando Bello.
Un señor del arco. Además, estaban Celestino Martínez y Raúl Leguizamón, los otros hombres importantesdel plantel.

 

 

 

 

 

 

 

 

©2008 Revista Arsenio Erico