Revista Arsenio Erico

Asociacion Paraguaya de Futbol de New York

Cotizacion


Cotizacion cortesia de coinmill.com

Provided by
Forecast411.com

 

 

L O S B U F O N E S .

 

 

Se me antoja llevar al Congreso de la Nación a niños de grados escolares para que se diviertan con los coloridos payasos que colman el recinto, aunque en segunda intención, renuncio a mi proyecto porque los niños que todavía se manejan con la verdad, pueden ser contaminados con tanta mentira, provocando una reacción adversa a las mejores intenciones de educarlos para que sean ciudadanos responsables en el futuro.

 

Diputados y Senadores del Congreso Nacional atienden exclusivamente asuntos de corte personal y los réditos que puedan obtener de sus “honorables” cargos a total espaldas del bienestar de la Nación. A total espaldas de este pueblo sufriente ansioso de acceder a una vida mejor, pues por este motivo los eligieron.

 

El Congreso está colmado de nicanoristas, vanguardistas, oviedistas,

aliancistas, juancicistas, pedristas, luisistas que responden a tantos otros colorcistas. Lo que nunca escuché es que sean PARAGUAYISTAS.

 

El resultado de las elecciones pasadas, fue la respuesta contundente de un pueblo cansado de tantos abusos en contra de sus propios intereses, sediento de que sus nuevas autoridades por fin se ocupen de él. Quiérase o no, Fernando Lugo condujo su campaña proselitista, luciendo la bandera paraguaya, demostrándonos así su intención de aglutinar a todos los sectores de la sociedad paraguaya, desechando la perniciosa costumbre de dividirnos en rojos y azules.

 

¿Cuánto tiempo nos tomará revertir esta mentalidad segregadora que nos ha llevado a una postración extrema y así ocuparnos de cada paraguayo de este país? ¿Cuándo los así llamados dirigentes renunciarán a sus mezquindades y se pongan a trabajar para el país? ¿Cuándo renunciarán a su estúpido orgullo, alentador de la ignorancia y la prepotencia, a su falta de sentido común, para facilitar la marcha ordenada en que todos saldremos gananciosos? Y finalmente, ¿cuándo amaremos a este querido Paraguay? Retrasarnos en ese amor es retrasar al país.

 

Aníbal Fadlala

 

Asunción, 29 de Agosto de 2008.

 

 

PORTADA

 

 

 

 

 

©2008 Revista Arsenio Erico